TERCER TRIMESTRE (28 a 40 semanas)

28ª Semana

Lo que sucede en tu cuerpo

Ahora la presión que el útero ejerce sobre el sistema circulatorio puede provocar la aparición de hemorroides. Es algo tan molesto como común. No te apures, puedes hacer mucho por aliviarlas.

Algunas molestias como… hemorroides

Durante el embarazo, las hemorroides pueden llegar a causarte un gran malestar. Producen picor e hinchazón palpable en el ano y molestias al andar. También podrías descubrir que tus heces están manchadas de sangre. No debes preocuparte, pero sí ocuparte de ellas.

Lo que debes evitar

No permanezcas mucho tiempo de pie. Varía la postura cada hora. Bebe mucha agua, así combatirás el estreñimiento, que siempre empeora las cosas. No comas alimentos muy elaborados, opta por un mayor consumo de frutas y verduras ricos en fibra.

Tu bebé.

Tu bebé crece muy rápido, ahora produce una capa grasa bajo su piel que le hace engordar antes. Sus sentidos están cada vez más despiertos. Su corteza cerebral está muy desarrollada, por lo que es mucho más consciente de lo que le rodea. Ya está preparado para crear su primer recuerdo, pues su sistema nervioso ya es como el de un recién nacido. Responde a tu voz y a la música. Reconoce sonidos que ha escuchado antes, como una canción. Ahora pesa 1,2 Kg. y mide 34 cm.

Citas y pruebas médicas

Justo en la semana 28ª y en las primeras horas después del parto, se te administrará una inyección de inmunoglobulina anti-D, en el caso de que tu grupo sanguíneo sea Rh- y el de tu bebé Rh+, para evitar que tu sistema inmune produzca anticuerpos contra él.

29ª Semana

Lo que sucede en tu cuerpo

A partir de esta semana puedes empezar a notar las contracciones de Braxton Hicks. Aún no son las del parto, se trata contracciones irregulares que indican que tu útero se está preparando para expulsar al bebé.

Así te sientes

Durante el embarazo pueden aumentar las pesadillas. Este tipo de sueños, expresan ciertos temores o inseguridades de la futura mamá, como no estar a la altura cuando nazca el bebé, no oírle llorar, no poder darle el pecho, etc. Estos sueños pueden provocarte mucha angustia, aunque son normales. Pero, si su frecuencia es tan alta que te impide el descanso, es mejor consultarlo con el especialista.

Mi consejo como psicóloga

Elabora un diario con tus sueños, con los buenos y con los que no te gusta tener. Recréate en los buenos y cámbiales el final a los malos, ponles un final feliz. Tú decides, una vez despierta, como quieres que acabe tu sueño y si lo haces, cuando vuelvas a dormirte te resultará más fácil soñar con cosas positivas.

Laura García Agustín

Psicóloga Clínica , Clavesalud Consulting

¿Sabías que…?

Las contracciones de Braxton Hicks se producen debido a la reducción de la progesterona, cuya misión principal es impedir que el cuello del útero se dilate. A medida que la progesterona disminuye, aumenta la oxitocina, que es la hormona encargada de provocar las contracciones del parto.

Normalmente, no son dolorosas, pero sí incómodas porque tu abdomen se endurece. Se presentan de forma irregular y suelen durar 30 segundos. En cambio, las contracciones del parto son muy regulares, cada 2 ó 3 minutos, pueden duran hasta 90 segundos cada una y son dolorosas. No obstante, a la menor duda, lo mejor es que consultes con tu médico.

Tu bebé.

Él ya sabe moverse con soltura y ponerse cómodo. Empieza a darse la vuelta para colocarse hacia abajo. Su cerebro está tan avanzado que ya puede regular su temperatura corporal. Sus ojos ya pueden enfocar, aunque su visión será limitada incluso después de nacer. Tu bebé pesa 1,4 Kg. y mide 39 cm.

30ª Semana

Lo que sucede en tu cuerpo

Ahora notarás mucho más que tu cadera y tu pelvis se expanden para dejar sitio al bebé. La presión de su cabecita en tu vejiga te provoca más ganas de orinar y pequeñas pérdidas de orina. Es el momento de practicar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico.

Algunas molestias como… pérdidas de orina

Desde el quinto o sexto mes de embarazo son muy frecuentes las pérdidas involunta- rias de orina debido a los cambios hormonales, al aumento de peso y a la presión que ejerce el bebé sobre la vejiga. Suelen suceder cuando estornudas o te ríes a carcajadas. No te preocupes, es algo que suele desaparecer tras el parto.

Lo que debes evitar

Evita la ingesta de cafeína, picantes y bebidas con gas que irritan la vejiga. No realices ejercicios o actividades agresivas o que requieran un gran esfuerzo.

¿Sabías que…?

Con los ejercicios de Kegel (del Dr. Arthur Kegel), conseguirás fortalecer los músculos de la zona pélvica. Sus beneficios son múltiples. Antes del parto te ayudan a evitar las pérdidas de orina, durante el parto te sirven para empujar mejor y evitar posibles desgarros y en el postparto, te ayudan a tonificar los músculos de la vagina y recuperarte antes.

Hazlos en cualquier momento y situación, pues al centrarse en la zona pélvica, nadie notará que los estás practicando. Puedes hacerlos sentada, de pie o tumbada, por lo que puedes practicar incluso mientras trabajas o haces la compra. Sólo tienes que contraer los músculos de la zona pélvica como si quisieses retener la orina y luego soltar. Hazlos quince veces en series de tres, al menos dos veces al día. Aumenta el tiempo de contracción paulatinamente y sé constante. Verás el cambio.

Tu bebé.

Tu bebé comienza a buscar la posición definitiva que tendrá en el parto: cabeza abajo con las piernas encogidas, por lo que notarás sus patadas en las costillas. A algunos bebés les cuesta más darse la vuelta, porque se enredan con el cordón umbilical, pero aún tiene tiempo de practicar hasta la semana 36. Mide 43 cm y pesa 1,5 Kg.

31ª Semana

Lo que sucede en tu cuerpo

Tus pechos comienzan a producir leche y podrías tener secreciones en el pezón, es el calostro, una sustancia que servirá para alimentar a tu bebé hasta que tengas leche su ciente. El tamaño de tu tripa puede resultar molesto para dormir. Elige posturas de lado y utiliza almohadas que alivien el peso.

Algunas molestias como… secreción en las mamas

En esta etapa, puede que tus pechos comiencen a secretar calostro. Si te ocurre, no te alarmes. Ponte unas gasas o protectores especiales en el sujetador y así te sentirás más cómoda.

Así te sientes…

Puede que cada vez estés más nerviosa y asustada, es lógico, pero estas emociones no son buenas para el bebé. Cuando te sientes así, tu organismo segrega cortisol y noradrenalina, dos hormonas que influyen en el desarrollo de su cerebro provocando un déficit en su capacidad futura para manejar el estrés.

Mi consejo como psicóloga

Conéctate con tu bebé, él puede notar cualquier leve cambio emocional que se produzca en ti y cuando lo hagas, siéntete bien y disfruta de ese momento. Háblale siempre en positivo y con dulzura. Enviar mensajes positivos al feto desde su concepción es la mejor manera de moldear una personalidad sana, equilibrada y fuerte. Prolonga esta práctica después del nacimiento, pues el sonido de tu voz, es la música más dulce que él puede escuchar, si además los mensajes son positivos, tienes garantizado, un desarrollo emocional saludable.

Laura García Agustín

Psicóloga Clínica , Clavesalud Consulting

Tu bebé.

Cada vez es más grande y por eso le cuesta más moverse. Produce medio litro de orina al día que expulsa al líquido amniótico. Sus pulmones tienen mayor concentración de surfactante, la sustancia que luego le ayudará a respirar. Su cerebro está muy activo, es el momento de estimularlo. Ahora pesa 1,7 Kg. y mide 45 cm.

La mejor Guía de Embarazo. De la semana 28ª a la 31ª
5 (100%) 50 vote[s]

Suscríbete a mi blog

Recibe todos los meses contenido exclusivo para los suscriptores

* indicates required
Consentimiento *

Perfecto!! Gracias por Suscribirte!!

Share This